Download

Recent Posts

24 de octubre de 2013

On jueves, octubre 24, 2013 by GeNeRaCiOn AsErE   4 comments
foto por generacionasere (otra para que se roben-viva el copyleft)
¿Qué le pasa a los frijoles negros cuando le falta el ají cachucha?
Pierden el toque, el gustico dulce que le da el sello de la casa, esa cubanía tan difícil de hallar allende los mares. 
Perdóneme a quien le duela, pero una olla de frijoles negros sin ese acento no es igual. Este ajicito es una de las cosas que uno primero extraña cuando sale de allá. Eso es lo primero que me viene a la cabeza al ver esta foto -tirada al vuelo encima de la mesa de mi casa- una clase de dieta forzada de Cuba que nos impone la distancia, que no el olvido.
Por todo lo antes expuesto, hoy rendimos honor al ají cachucha, siempre colado por ahí, en un rinconcito de la cocina de nuestras viejas. ¡Salud mami! Nada se compara a tu frijoles negros.

GeneracionAsere/LA PANDILLA

El Aji Cachucha es un pimiento pequeño ligero que se utiliza en muchos platos típicos del Caribe. La maduración de sus vainas les proporciona un color verde pálido a la luz, amarillo, naranja y rojo.
Es una planta originaria de Cuba, que de acuerdo a la historia fue transportado por los colonizadores desde la isla a otras partes del Caribe y el mundo. 
Reactions:

4 comments:

Silvia Norberg dijo...

Totalmente de acuerdo contigo!
Aquí en Suecia, donde vivo, no había ají cachucha. Me trajeron de Cuba y con tremenda dedicación e insistencia logré convencer a las maticas de que nacieran, y así cada año me paren algunos ajicitos, desafiando el clima nórdico. Entonces cocino unos frijoles negros, y de aquí pal cielo!
Lindo homenaje al ají cachucha, asere!
Silvia.

Unknown dijo...

Vivo en Suecia y quiero crecer ají CACHUCHA que me trajeron de Cuba. Por favor, necesito saber cómo lo lograste jajajaja

Silvia Mar dijo...

Hola Unknown en Suecia!
Me alegra saber que vas a tener ají cachucha para los frijoles.

Te cuento cómo lo logré yo.

1. A finales de febrero o principios de marzo ya puedes sembrar las semillas, en maceticas chiquiticas (las venden en las tiendas de cosas de jardinería), una semilla o dos por macetica, a un cm de profundidad, con såjord. Esa tierra es especial para plantar semmillas y hacer posturas. Si las pones en tierra normal que se vende para flores, puedes ahogar las semillas por la cantidad de alimento (abono) que esa tierra tiene.

2. Las colocas dentro de la casa, donde les de la luz, por ejemplo en una ventana, las riegas un poquito un par de veces a la semana para que no se le seque la tierra, y si quieres las cubres con una bolsa plástica para que tengan un microclima protegido.
En las tiendas de jardinería, y a veces en los supermercados grandes, venden pequeños invernaderos con su tapa de plástico transparente para estos fines. Yo uso una bolsa plástica transparente, bocabajo, y le hago agujeritos. Funciona igual.

3. Cuando las maticas ya tengan cuatro o cinco hojas... lo cual tarda unas semanas... las trasplantas cada una a una maceta como de la profundidad y el diámetro de un cubo de agua. Puede ser más pequeña, claro, pero es bueno que tengan bastante espacio para las raíces. Yo uso lekakullor -esas bolitas de barro poroso que venden- en el fondo de la maceta, como un par de cm, para drenar bien el agua del riego, y les pongo un plato abajo a la maceta. Ahora sí puedes usar tierra normal, de sembrar. Te recomiendo ecológica, pero ya esa decisión es personal.
Depende de donde vivas, puedes sacar las matas al balcón, o terraza, o dejarlas en las ventana. Trata de imitar en lo posible nuestro clima: sol, calor, y riego. Les gusta mucho el sol. No las pongas donde hay ventolera que se las lleva el viento. Yo les pongo un palito o varilla de bambú para sostener los tallos cuando ya han crecido tipo medio metro de alto...así no se caen. Ya ves como las mimo. Esos palitos también se pueden comprar... si no... pal monte a buscar palitos.
Abono hay buenos en suecia, líquidos y ecológicos, con instrucciones de cómo usarlos. No demasiado, porque se va la mata en hojas y no da flores. Si las hojas se ponen demasiado verdes y brillosas, le has puesto demasiado abono.


4. Luego, si tienes suerte, crecen y florecen. Si están dentro de la casa, es posible que tengas que polinizar las flores a mano, con un pincelito puede ser, o con un palito de esos con un algodón en la punta. Se trata de que el polvo de los estambres de la flor toque el pistino. Así hacen ellas el amor. Este trabajo suelen hacerlo las abejas, moscas, guasasas, mariposas... etc.

5. Los ajíes! Disfruta tu trabajo y cuidados. Y guarda semillas para el próximo año. Las pones a secar bien primero para que no cojan moho. Y luego las guardas en un lugar seco, como un sobre de papel, o una cajita.

6. Bien cuidadas, puedes también guardar las matas en casa, en la ventana, y que sobrevivan el invierno. Tengo un par de matas muy viejitas. Pero guardar las semillas es lo mejor para garantizar los frijoles del próximo año.

Hay muchas páginas de internet por ahí donde dan consejos y se comparten experiencias sobre cómo sembrar, las enfermedades de las plantas, etc. No estarás solo (o sola) en este empeño. Y lo más lindo es que sí, salen los ajicitos. Yo lo he hecho muchos años sin problema.

Suerte!

Silvia.

Silvia Mar dijo...

Por cierto... fui a Martinica y allá usan el ají cachucha para todo... mucho más que nosotros los cubanos. Hasta crudo picoteado en la ensalada, en la masa de las frituras, en los guisos de carne... etc.
Le dicen Piment Végétarien, es alargado en vez ce redondeado, y sabe igualito.