Download

Recent Posts

7 de octubre de 2009

On miércoles, octubre 07, 2009 by GeNeRaCiOn AsErE in    19 comments
Un día del año 1978, a raíz de la fiebre de los preparativos para el Festival de la Juventud y los Estudiantes en la Habana, llegó a mi aula de tercer grado de la escuela primaria “ Frank Hidalgo Gato”, el director y la maestra guía, para explicar al colectivo (no pasábamos de 8 años) la necesidad de colectar fondos en apoyo al “gran” evento. Entonces mi "gran" idea fue la de fabricar un “tira-grampas”.
Comencé en esta lid de artesano con un bulto de percheros (los más gruesos) provenientes de cuantos
tenia en mi casa y las de mi familia (vacié los closets, por supuesto) también contaba con un rollo enorme de cables de colores que mi Mama se encargó de pedir previamente a los agentes de la compañía de teléfonos, además de un alicate y una pinza que Papá me confió sin ningún reparo.

Los primeros tira-grampas me quedaron muy grandes, los que siguieron, más pequeños y después de unos cuantos para el tanque, le cogí la vuelta a la cuestión. Luego de la primera semana, los modelos me salían a una velocidad supersónica y
por un módico precio de 5 pesos, aquellos tira-grampas volaban de mis manos tan pronto como aparecía en la escuela. ¡Todo un éxito!
Después de cierto tiempo y buena reputación logré recaudar una suma considerable de pesitos, no recuerdo cuantos, ni aun tampoco los días que duró esta 'merolico-operación' de mercado.
Ah, pero cuando llegó el momento de recaudar los fondos adquiridos (ya varios profesores de la escuela estaban tras la bola del suceso comercial) se me reclamó entregar todo el dinero y yo, capitalista natural me negué rotundo.- ¡NO! Eso es fruto de mi sudor- Bueno algo así les dije, -hoy me es imposible repetir aquellas palabras de “self-employed” de tercer grado- pero lo que no olvido es la descarga que me echaron en la escuela.

Al fin de mala gana fui obligado por mis padres a entregar todo mi dinerito (y aunque secretamente me quedé con algo) lo cierto es que nunca entendí la razón del donativo, pues a fin de cuentas yo era el único involucrado en el proceso productivo.

En honor a la verdad, no recuerdo haber recibido en la casa algún tipo de reprimenda. Tal vez mis viejos se reían secreto de mi clara habilidad de capitalista-artesano, la misma que doce años después a los veinte (y aun viviendo en Cuba) me permitió lograr cierta autonomía económica, trabajar solo dos días a la semana, e irme de fiesta en fiesta, sin muchas preocupaciones debido a la edad y a los buenos pesos de mis ventas que jamás volví a entregar a nadie.


GeNeRaCiOn AsErE/Albert
Reactions:

19 comments:

Maylin dijo...

Muy divertido. Mi tio en Cuba siempre decia que el capitalismo era como el estado natural del hombre, como la hierba mala que crece donde quiera. Me rei mucho.

Maylin

Anónimo dijo...

la hierba mala es siempre la más fuerte.
tony

Anónimo dijo...

asere, te compro un tiragrampas...

lola dijo...

¿pero no dicen que en el comunismo no se explota a la gente? esos maestros lo que eran unos descarados. Estoy de acuerdo con el tio de Maylin. Saludos!!

Ivis dijo...

¡Qué abuso! Seguro te dejaron los cables cruzados con la muela ideológica, o peor, a lo mejor el dinero sirvió para que ciertas auxiliares (seños) se compraran turrón de maní o pinturita de uñas. Qué sádicas aquellas seños, por cierto.

Medea dijo...

por que no se los propones a Wal-Mart?, en medio de tanto juguete sofisticado... los papalotes aun vuelan....

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

también le metí a los papalotes mas tarde.

A

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

y después muñequitos de barro.

A

General Electric dijo...

Coño, Albert, qué lástima que no te conocí entonces, siempre quise tener un buen tiragrampas, de niño (digo, cuando me desembalaron en Cuba) era adicto a todos esos artefactos que usan los fiñes para aterrorizar al vecindario (tiragrampas, tirapiedras, pistolitas de palo de tendedera) pero los que caían en mis manos siempre eran de muy mala calidad, uno de los tuyos me habría venido bien

saludos

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Seguro, general. El perchero bien escogío, que no se doblara. Cambiarle la liga era facil también. Usted hubiese quedado contento con la mercancía.

Albert

Güicho dijo...

Buena esa, Albert! Ya veo que habían otros empresarios pioneriles. En segundo grado también pasé por esa fase. Vendiendo catapultas de fósforos llegué a acumular unos 45 pesos, antes de que decayera el negocio. Mi mamá me embarajó ese lucro, no fue la revolución, como en tu caso. Creo que no resultó nada traumático, aún quiero mucho a mi vieja.

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

En mi barrio hubo un guerra de grampasos entre mi calle y la de enfrente.
Yo fabriqué las armas. Aquello fué brutal, los menos áviles tenian un largo número de moraos. Luego cambiaron pa la tecnología del tirachicharo, y yo le seguí también,
ya no había que fabricar las grampas.
Luego le sacaron el ojo a uno...y todo paró sin que nos dijeran una palabra.

Alberto

Güicho dijo...

Albert, me cago en... cómo es que tú dejas fuera del post esa guerra y tu participación en la carrera armamentista?! Tienes que poner otro post de esa guerra, asere!

General Electric dijo...

lo del tirachícharos lo recuerdo. Se hacía con cualquier pedazo de tuvo de cervatana plástico y el dedo de un guante. Era fácil y siempre eficaz

ylos chícharos era lo que se sobraba. los verdes dolían más que los amarillos por cierto

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

albert, yo TU ni tocara lo del socio del ojo, no vaya ser que aparezca y te demande como autor intelectual del crimen.
T

Roberto Kutusov dijo...

¿Cuál de ustedes es Alberto...?

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

como tú sabías que era ruso el tipo?

Albert

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Guicho, te cuento que hubieron días en que fue de balcón a balcón la batalla, yo por supuesto fabricando municiones. Estos días fueron los de menos pérdidas humanas.

A

Anónimo dijo...

Por eso no me dejaron entrar en Frank Hidalgo Gato a mi, por que la fama de mi hermano me predecia. Milagro me aceptaron en Osmani, jajaja.

Alina