Download

Recent Posts

8 de septiembre de 2010

On miércoles, septiembre 08, 2010 by GeNeRaCiOn AsErE   11 comments
Un cubano dice ser sobreviviente del impacto de cinco rayos en menos de nueve años. Según el Periódico 26, de Las Tunas , los dos primeros truenos lo dejaron inconsciente y le provocaron fuertes daños -imagino que fue parte del entrenamiento como pararrayos y que luego ya se fue acostumbrando-.

Jorge Márquez, "Vanguardia Nacional en el 2002 y residente en la Julia, poblado aledaño a San Manuel, en Puerto Padre", hace unos días contó a la prensa como un personaje digno de Onelio Jorge Cardoso, la historia de su sobrevivencia a cinco relámpagos que al parecer le cayeron en el cuerpo y la cabeza.

¿Guayaba o Realidad?
Es posible, hay gente que tiene aptitudes -vocación- de antena o pararrayos, pero vale aclarar que este tipo de historia es común escucharla a la luz del kinque a la caída de la tarde en los poblados cubanos.


¿Cuántas costumbres y mitos sabrosos no hay aún en nuestros campos? Curar el empacho con un hilito, calmar la insolación tras pasar un jarro de metal por la frente, alejar los tornados al blandir un machete en cruz al aire... si te sabes otros más, pues ponlo aquí.

GeNeRaCiOnAsErE/tony
Reactions:

11 comments:

Fermina dijo...

Pues no me se ninguna de estas historias o leyendas "guajiras", pero bueno esta si que esta de cine...al pobre sennor no se le podra uno acercar, estara que "pincha".
Y si, a la luz del kinque cualquier cuento es realidad, siempre fue asi, a la luz de la vela, con chispa de tren, guitarra, y cucarachas voladoras que ni podias ver, esa era de las peores noches...

Lazaro Gonzalez dijo...

mira asere, una vez cortando cana en camaguey en una de esas tardes donde el cielo se quiere unir con la tierra aunque sin llover. nada que el guajiro jefe de lote se fue en su caballo con su machete a la cintura contra mis ruegos que esperara que pasara el temporal. no habia caminado 300 metros con su caballo por aquel polvoriento camino cuando un rayo le entro por el machete y ahi mismo quedaron el pobre hombre y su caballo. estabamos a 24 kms del puesto de mando donde habia el primer telefono por cierto de esos de maniqueta que tenias que darle vueltas hasta que se cargara [de la epoca de graham bell] para avisar lo que habia sucedido. despues del temporal salia en el viejo penco que me habian "asignado" como jefe del campamento a dar el aviso. el penco ya no era capaz ni de trotar asi que nunca supe el tiempo que me llevo llegar al puesto de mando.

nada que como dijistes eso es un cuento para contar en las noches a la luz de un quinque.

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Fermina, Lazaro gracias por pasar.
Contra Lazaro que buen cuento mi broooo. jajajaja.
Abrazon a los dos. :)
(tony)

Anónimo dijo...

Maylin Mendez Que vaaaaa! Yo no ando con ese tipo...

Anónimo dijo...

Leticia Villalón Contrera Es tan duro que no lo parte ni un rayo!!! jajaja

Anónimo dijo...

Maylin Mendez Bueno, a ver... !buen rayo No lo parta! ;)

Anónimo dijo...

Guy Barcena EL RAYO NO LO AGARRA PORQUE SIEMPRE USA SUS KIKOS PLATICOS

Anónimo dijo...

GeNeRaCiOn AsErE El hombre querIa que lo hicieran vanguardia nacional, categorIa rayo encendiO...

Anónimo dijo...

Albert Abdel Perpignan QUIEN FUERA EL !!!!

Anónimo dijo...

Maylin Mendez mi abuela, que en paz descanse, era de Las Villas y curaba el empacho con un hilo. Y na de cuento que le hacían cola y todo afuera de la casa. A mi me lo curo varias veces. No se si era el hilo, la tremenda energía positiva de mi abuela, o quizás el poder de sugestión...pero lo cierto es que siempre lograba aliviarme.

Anónimo dijo...

Isbel Alba Me recuerda al personaje de la película "The Curious Case Of Benjamin Button", LOL!