Download

Recent Posts

26 de julio de 2010

On lunes, julio 26, 2010 by GeNeRaCiOn AsErE   3 comments
photo by Generacionasere.com
Aquello de que vendieran bistec de Res "por la libre" en Cuba, era algo tan raro como que aterrizara una nave marciana en la fuente luminosa de la Avenida de Rancho Boyeros. Ahhhhh, pero cuando corrían la voz de que habían sacado filete "por detrás" en la carnicería de la esquina (alias "La tranquila") entonces, como 'de palo para rumba' la cuadra se inundaba de sensaciones profundas (....).

La sensación de tener carne de verdad en la casa era lo más parecido a vivir dentro de un filme del oeste. Ni un alma en la calle... y a las seis PM se hacía un silencioooooo- desde las ventanas se podía oler la zozobra, el miedo, la excitación... y de paso la cebolla esperando en el sartén ¡Salta papi!-. Además siempre había que poner música de telón a todo volumen en la cocina, para embarajarle a los chivas el tUN-tuRuN-tUn del mortero, dónde las puras machacaban nuestro "cuerpo del deseo".

"La Carne Prohibida"

Apenas sal y limón bastaban para adobarlo... y en honor a la verdad, desde que salí de Cuba por mucho que quise saldar, la impagable deuda de honor que tengo con el 'biste-son', ningún otro filete de aquí afuera me supo tan sabroso como aquel que luchabamos "allá", con la pasión, el temor y el deseo que causa "cualquier carne prohibida".

GeNeRaCiOnAsErE/tony
Reactions:

3 comments:

lola dijo...

Mi padre compraba mucho en la bolsa negra, leche, café, carne de cerdo, cuando tostábamos el café o freíamos la carne para sacar la manteca, había que cerrar puertas y ventanas para evitar que los vecinos se enteraran de lo que se "cocía" en casa. Pero teníamos una vecina, que la muy c.... q.e.p.d., pero que j.... era, se ponía a decir, por ahí huelo carne de puerco, ayy que rico olor, y mi madre para acallarla siempre le daba algo, vamos que la mujer nos chantajeaba a lo descarado. Y eso que era muy fidelista.

lola dijo...

Fidelista, sí, pero el hambre podía más que el fervor revolucionario.

Fermina dijo...

Tan impagable fue mi deuda al salir de Cuba que ni me acordaba que la carne de res existia, costo trabajo para que probara una hamburguesa, o me comiera un bistec, era algo que mi paladar no apetecia. Hoy me gusta la carne de res "en la parrilla", "en el grill" o como le digan por ahi, me imanigino que igualito que le gustaba y que se la comian los hermanitos Castro y toda su descendencia mientras el resto del pueblo comia lo que aparecia.
Hace unas semanas en Cuba, y lo vi, un corte decente de res en el mercado de 5ta y 70 estaba a aproximadamente 18.00 CUC la libra! ?Que pueblo podra comerla?