Download

Recent Posts

11 de agosto de 2008

On lunes, agosto 11, 2008 by GeNeRaCiOn AsErE in    1 comment
¡Hola cubiches por el mundo! Les diré que por aquí andamos medio cabizbajos con el resutlado de los Juegos Olímpicos, o sea, en espera de unas medallas prometidas que no llegan.
Imagínense, normalmente nos levantamos discutiendo de cualquier cosa, es que son tantas... digo‘cualquiera’ porque ya saben que la discusión, la queja y el choteo, son parte de nuestra identidad nacional. Para hacerles el cuento corto, ahora dicen que en el volley nos amarillamos con las americanas, que si en la pelota hasta ahora hemos tenido suerte, bueno la pelota como siempre es un tema candente, sobretodo aquí en la Habana, donde los industrialistas nos cagamos “olímpicamente” en la santa estampa de Antonio Pacheco, Higinio Vélez y cuanto palestino guatacón se reúne en ese equipo.

A lo que iba, estas semanas de verano ardiente y tropical, todas las tardes la gente se reúne frente al Capitolio y por el parque de la ‘fraternidad’ a discutir, osea, a gritar- sobre lo que est
á bien o mal en las olimpiadas Chinas. Lo más sobresaliente que he escuchado hasta hoy por allí, es que el medallista de oro cubano en 200 metros con obstáculos, Dayron Robles, le metió un ‘soplido de kafunga’ a su oponente chino (el cual se lesionara misteriosamente dentro de la misma competencia) ‘ya tu sabes con lo que tu conoces’ ¡SIIIA CARA! Vaya, que dicen que el negrito tiró un polvazo de 500 000 y más murieron, para sacarse de un fuetazo al yuma (también lesionado) y al susodicho chino.

Yo no critico a Dayron, pero contra... si es verdad que tiene esos poderes... él bien podía habernos dejado a nosotros –sus compatriotas- un poco de ese polvo milagroso para sacar de circulación lo malo y vivir mucho mas felices aquí.

Saluditos sin intriga y libre mal de ojo,

Emili@

Photo from flickr.com: tommyimages_com
Reactions:

1 comments:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

recuerdo la esquina caliente con simpatia, esos duelos de orientales y habaneros que nunca acabaran, aunque pase el tiempo...