Download

Recent Posts

10 de diciembre de 2008

On miércoles, diciembre 10, 2008 by GeNeRaCiOn AsErE in    14 comments

En 1926 el arquitecto Jorge Luis Echarte, por encargo personal de Don Alberto de Armas y familia, construye esta residencia que es una reinterpretación de la arquitectura domestica del Norte de los Estados Unidos, por su marcado estilo ecléctico.
La edificación, una de las primeras construidas en la importante 5ta Avenida de la Habana, tuvo desde sus albores la singularidad de recibir a todos los que transitaban por el litoral habanero desde el residencial barrio del Vedado hacia el de Miramar.
Casa de cuentos legendarios entre la voz popular, tal vez por lo inescrutable de su fachada majestuosa, con inmensos techos (verdes) de madera buena, la imponente torre circular, o el ático sombrío, tan poco común en las edificaciones del trópico. Les garantizo que solo con asomarse al portal que rodea las tres fachadas principales, basta para que se te paren los pelos de punta. Si pasas esta prueba, entonce te exhorto a dormir una madrugada a solas en uno de los inmensos cuartos de la mansión y ya verás que el "amanecer dominical" entre los bafles de un edificio de microbrigada, a fin de cuentas no está tan mal.
Hace solo cuestión de dos años murió la anciana que vivía en la casa, que era descendiente de los de Armas y una de sus propietarias originales. Desde muy pequeña, vivió aquella joven de nombre impreciso (llamémosle EMILIA por las dudas) enamorada de su mansión a la que jamás abandonó, aun cuando el estado constructivo del edificio se volvía deplorable. Muchas ofertas de compra, trueque o incitación a la partida le llegaron a la mujer durante décadas, pero ella no cedía. Se cuenta que entre morada y moradora existió una suerte de juramento para acompañarse hasta la muerte, “juntas” en la decisión de encarar el paso del tiempo. Acaso la suerte de esta mujer es también la historia misma de la arquitectura en la Habana.
Nuestra “Emilia” jamás permitió que le vaciaran el alma o que le compraran la vergüenza, de tal modo la esencia de su vida estuvo marcada siempre por la decisión de salvar la casa como si con ella conservase intacta su propia integridad personal. No puedo dejar de conmoverme con la historia de esta anciana noble que a fuerza de permanecer en su propiedad, nunca cejó en el empeño de defender su propia libertad.

GeNeRaCiOn AsErE/ Arimarifilia
Reactions:

14 comments:

Medea dijo...

Asi mismo fue, conoci la historia de la casa y a su duenna de casualidad a traves de terceros. Ya por el lejano 1979 la casa estaba hecha lenna por dentro y por fuera. Ahora veo por la foto que removieron todas las tejas, se las pondran verdes de nuevo?. Muy buena historia, muy cierta.

tony dijo...

ari, eso de que la historia de los edificios de la habana, pueda narrarse a través de esta historia me cuadra un motón, pilón

Jinetero… ¿y qué? dijo...

Tony,
Estuve en La Habana y pasé por delante de las obras de reparación de la casa.
Verdad que es una belleza. a ver si encuentro las fotos y te las hago llegar

tony dijo...

el yoyo, tira pa'ca my man, que eso es oro molio.

nos pillamos por tu sitio.

p.s.Oye no me has dicho aun como desenredar lo de menéame...

General Electric dijo...

Muy bella historia. Me provoca un pensamiento del todo utópico: que cada persona tuviera la posibilidad de construirse su propia casa, a su imagen y semejanza... No dudo que después de habitar una casa así y verla envejecer junto a uno, la conclusión sea la misma que la de Emilia: esa casa fue quizás nuestro mejor compañero de vida.

Jinetero… ¿y qué? dijo...

Oye Tony te mande las fotos. La recibistes?

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

empingoronadamente recibidas como dice "mi socio alberto"
un abrazo y felicidades por tu blog del mes, ASERE.

tony.

GaviotaZalas dijo...

Les cuento otra historia similar, por e l993 estaba haciendo la tesis sobre una parte de la historia de la capital. Entonces conocí gracias a Emilio ( el del poema) una señora muy anciana 92 años me parece recordar, era el símbolo vivo de de la Ciudad. Su casa en una esquina era tan vieja como la dueña, la recuerdo cubierto de una hiedra o algo similar. Por tanto la pregunta venia espontanea, no recuerdo si le hicimos la pregunta pero a lo mejor con las miradas la dimos a entender. Dijo la anciana: La casa debe nacer y morir con la dueña, , no la debo arreglar sino no es mi casa. No son textuales palabras pero mas o menos esto dió a entender.
En aquel momento me pareció casi un capricho de una anciana, visto que economicamente no creo le faltase, pero ahora le encuentro tanto sentido a sus palabras.
Era una dulce anciana tan dulce como su nombre.
Escribiré algo más adelante en el blog. saludos

chiquitacubana dijo...

Hermosa crónica de esa casa y de Emilia.
tengo que darles las gracias por este post que me ha permitido viajar a la Quinta avenida y a esa extrañesa del alma, donde arrujas, y paredes que pierden la cal, trasmiten una verdad y una filosofía que te desarma.

besos a los aseres

Eufrates del Valle dijo...

Conocia la historia y la casa. Bella si las habia en La Habana. Linda cronica de Ari.

Cero Circunloquios dijo...

Coincido con todos bella crónica.. Recuerdo la casona, es un landmark!! Gracias aseres por compartir estas cosas. Nos vemos!!
niurki

Anónimo dijo...

Me acuerdo de esta casa y de su soledad, y recuerdo también otra en la esquina de 23 y L en el Vedado, con una historia similar.

Centerfield of Industriales. (oh yea)

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Muchas veces curioso, miré hacia esa casa misteriosa con sus ventanas entabladas y el semblante mal parado.
También hice mucha media sentado en el murito.

alBerT

Lisetg dijo...

Esta es "mi casa".

Siempre quise comprarsela a Emilia pero aun no tenia el dinero. Trabajaba cerquita y siempre tenia que pasar por ahi para coger la guagua o bajarme. Me moria por entrar, siempre tropezaba por estar mirando embobada por las rendijas a ver si veia algo, a la famosa viejita que no queria venderla.

Sus techos verdes y su forma redondeada en las torres (no se como llamarles) me fascinaban. Queria que la restauraran pero no queria que se la quitaran a su duenna.

A todos les decia "esa es mi casa...en un futuro", jaja.

Les dire que, como regrese hace unos dias de Cuba, tengo OF COURSE fotos actuales de la casa, terminando su restauracion.

En cuanto las tenga, las mando, demoraran unos dias o incluso semanas, desgraciadamente.

Besos